You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Loading...

Los cierres de centros de educación preescolar a causa de la pandemia de COVID-19 han privado al menos a 40 millones de niños de ese año crítico en su formación formal previo al ingreso a la educación primaria.

La directora ejecutiva de UNICEF señaló que las alteraciones resultadas de la emergencia dejan a los niños sin poder comenzar su educación de la mejor manera posible.

“Los cuidados infantiles y la educación temprana sientan las bases de todos los aspecto del desarrollo de los niños. La pandemia amenaza esos cimientos”, recalcó Henrietta Fore.

Los cuidados infantiles son esenciales para que el niño tenga protección, afecto, estimulación y nutrición mientras desarrolla sus habilidades sociales, emocionales y cognoscitivas.

El estudio indica que el confinamiento ha colocado a los padres en una situación de estrés para combinar el cuidado de los hijos y su empleo, una ecuación en la que las mujeres llevan una carga desproporcionada, dedicando tres veces más tiempo que los hombres a los cuidados y el trabajo del hogar.

Con el propósito de mejorar el bienestar de los niños y las familias, UNICEF emitió cuatro directrices para los gobiernos:

1. Licencia paternal pagada para ambos padres

2. Flexibilidad en el trabajo

3. Inversiones y capacitación en la fuerza laboral dedicada a cuidados infantiles

4.Sistemas de protección social que incluyan transferencias de efectivo para las familias trabajadoras con empleos informales

Tomado de: https://news.un.org/es/story/2020/07/1477751